solocornudos cornudo sumiso

Para vosotros, futuros cornudos

Este post va dedicado a todos esos «futuros cornudos» que quieren que su pareja les pongan los cuernos:

¿Alguna vez te has preguntado por qué la idea de que tu esposa sea una traviesa y zorra con otros te excita? ¿Cómo puedes querer que tu pareja se acueste con otros?

Es mas, ¿la posibilidad de cruzar esa línea que rompe con la monogamia es lo que mas cachondo te pone verdad?

Casi se puede describir como una emoción única, inexplicable a veces, mezcla de miedos, excitaciones y celos.

Este sentimiento es puramente natural, ya que la respuesta que sucede en tu cuerpo es causada por la dopamina y adrenalina acelerando tu pulso, y conoces el por qué, sabes que una pelea interna entre la seducción y el conflicto de emociones que pasan por tu cabeza.

Por un lado tienes estos celos intensos que te hacen pensar más de la cuenta. Por otro lado, sientes esa abrumadora e intensa excitación, ese deseo compulsivo, que quiere que «eso» suceda cuanto antes.

Estoy aquí para decirte que si te sientes así, no estás solo. Estoy aquí para decirte que cientos de miles, millones de hombres, de hecho, en todo el mundo se sienten de la misma manera.

cornudo sumiso

¿Por qué?

Esta es una de las cosas en la vida que no tienen una explicación única. Después de todo, hay muchas teorías y formas que se pueden usar para explicarlo. Pero siempre hay un símil entre todas las personas que he conocido a las cuales les atrae este «excitante mundo».

La idea es que la experiencia de querer ser un cornudo consentido y «no dispuesto en realidad», de ser «engañado a causa de su fetiche», los desconcierta. Puede ser un cambio importante en la vida de una persona. Por supuesto, uno tiene que ser capaz de manejar esta «inquietud». Pero para el verdadero fanático del cuckolding, estar inquieto, incluso hasta el punto de sentirse destruido, para nada es malo. ¿Cuál es la razón?

Porque en el fondo algunos hombres quieren ser destruidos. El hecho de que te engañen destruye tu vida y quizás el universo para ti mientras estás viviéndolo. Te levanta de tu rutina diaria, te da un vuelco. Es a través de la experiencia de estar inquieto o de ser destruido que uno se siente más vivo, más real.

Si se consigue llevar positívamente, puede ser una experiencia muy excitante, al borde de lo místico

Al acabar del día, tanto como si quieres ser destruido o no, algunos hombres lo hacen. ¿Y sabes qué? No es tan raro como piensas.

¡Mi marido quiere que le ponga los cuernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *